• Planifique el baño del bebé. Prepare todo antes de empezar. Esto hace que el baño sea más fácil y seguro.
  • Si es posible, ajuste la temperatura del agua a 40 grados (Centìgrados). El bebé se puede quemar fácilmente con el agua. Llene con agua tibia la tina o el lavabo donde vaya a bañar al bebé. Siempre toque el agua con la muñeca o el codo para saber a qué temperatura está. El agua debe estar a una temperatura tibia y agradable, pero no caliente.
  • Asegúrese de tener listo todo lo que vaya a necesitar para el baño. Puede guardar un jabón suave, algodón y pañales limpios en una caja de zapatos u otro recipiente. Luego, puede llevar la caja con la toalla y la toallita al cuarto donde vaya a bañar al bebé. Cuando todo esté listo, vaya por el bebé.
  • Si se le olvida algo, tendrá que llevar al bebé para buscar lo que necesita. Esto es difícil cuando el bebé está mojado y resbaloso.
  • Nunca deje a su bebé solo en el agua. Mejor no conteste el teléfono ni la puerta cuando esté bañando al bebé. Si tiene que hacerlo, lleve al bebé con usted. Si su cónyuge, sus parientes o amigos llaman con frecuencia, dígales a qué hora baña al bebé. Avíseles que a esa hora no contestará el teléfono.
Un momento por favor

Subscribite a las novedades para tu hijito

¿Quieres ser notificado cuando publique un artículo? Ingresa tu dirección de correo electrónico y nombre para ser el primero en saberlo.