Trate de encontrar a un doctor con el que se lleve bien y en el que usted confíe. Es preferible que el mismo doctor o la misma enfermera examinen al bebé en cada visita. Así les será más fácil mantenerse al tanto de sus necesidades.

Si no sabe a dónde acudir para recibir atención para su bebé, llame al departamento de salud local. También puede llamar al hospital local. Pregúntele a un pariente o amigo cercano a dónde lleva a sus hijos para recibir atención médica. Pregúntele si se lleva bien con el doctor y si el doctor le dedica tiempo para dar explicaciones y contestar preguntas.

Muchas bibliotecas públicas ofrecen acceso gratis a Internet y ayuda para las personas que nunca lo han usado.

Una manera de darse cuenta de los cambios en la salud de su bebé es por medio de una libreta médica en la que guarda información sobre el bebé. Puede anotar allí la estatura y el peso de su bebé a medida que vaya creciendo. Anote datos como las citas para las vacunas y los exámenes. Cuando su bebé se enferme, anote la fecha y una descripción de los síntomas. Pida una copia de la tarjeta de vacunas de su hijo. La necesitará cuando su hijo entre a la guardería o la escuela.

Un momento por favor

Subscribite a las novedades para tu hijito

¿Quieres ser notificado cuando publique un artículo? Ingresa tu dirección de correo electrónico y nombre para ser el primero en saberlo.